Para poder criticar a Charlie Hebdo…

Hace falta haberlo leído, por supuesto. Asisto desconcertado al gran baile de expertos de opinión que, sin el menor rigor básico, sin la menor honestidad intelectual que impone cualquier análisis, se lanzan a criticar a Charlie Hebdo sin haberlo leído. El ejercicio consiste en juzgar cuarenta y cinco años de semanario en base a tres o cuatro caricaturas interpretadas fuera de contexto. El ejercicio es fácil, cómodo y moralista, presumiblemente eficaz en términos editoriales, pero plantea un problema: se trata también de repetir los argumentos falaces de la extrema derecha francesa y de los grupos extremistas religiosos. Y lo peor de todo: es realizado muchas veces por gente de buena fe que se sitúa en las antípodas de los Le Pen, de los Boutin, de ese sector de la humanidad convencido de que es legítimo degollar al infiel o lapidar en plaza pública a la mujer adúltera.

Lo primero que se debe comprender para poder analizar las caricaturas de manera honesta es que Charlie Hebdo ha sido siempre un semanario satírico, no humorístico. Luego, como es imprescindible en toda interpretación de un producto cultural, se debe tener en cuenta el contexto. Tras el atentado a Charlie Hebdo, dos tapas en particular han circulado por Internet y han sido retomadas y comentadas como prueba contundente de la actitud y pretensión abominables del semanario.

charlie-hebdo-frontpageLa primera de ellas es la que evoca la masacre de Rabaa, Egipto, en 2013. En la caricatura, que alude explícitamente a la masacre, se puede ver a un hombre acribillado mientras sostiene el Corán a modo de defensa. El texto dice: “El Corán es una mierda: no detiene las balas”. La caricatura me parece de pésimo gusto pero el argumento para juzgar como se juzga no puede ser el gusto, materia personal y opinable. (En cuanto a gusto, invito a leer el libro Les interdits de Cabu, que compendia las caricaturas de Cabu que fueron censuradas; son, en su mayoría, francamente atroces.) La afirmación que vuelve incesantemente es: la gente de Charlie Hebdo se burlaba o reía de los pobres musulmanes que fueron masacrados mientras manifestaban contra el golpe de estado de 2013. Luego se suceden una serie de juicios de valor excepcionalmente negativos y severos. El problema es que la afirmación es falsa: lo que muestra la caricatura no es un pobre musulmán oprimido sino un militante de los Hermanos Musulmanes. El caricaturista aprovecha el contexto para denunciar un movimiento cuyo plan es imponer la sharia en Egipto, con todo lo que eso supone. Se podrá tildar al caricaturista (y en consecuencia al semanario) de vulgar, de insensible, de irrespetuoso, de intolerante frente a personas que promueven la imposición de un Estado religioso estricto; puede incluso ser tildado de irresponsable, como el propio semanario se autoproclamaba. Pero no se trata en ningún caso de burlarse o reírse (nuevamente: Charlie Hebdo hace sátira) de los musulmanes oprimidos. Esa interpretación muestra hasta qué punto no se ha leído el semanario; hasta qué punto se desconocen las ideas y compromisos políticos de personas como Wolinski, Cabu, Charb, Tignous.

CHARLIE-HEBDO.0

La otra caricatura recurrente es la que alude al Secuestro de Chibok, en 2014, donde unas doscientas niñas y adolescentes fueron secuestradas y utilizadas luego como esclavas sexuales. El texto de la caricatura indica: “Las esclavas sexuales de Boko Haram enfurecidas”. Y las esclavas gritan al unísono: “¡No toquen nuestras ayudas sociales!”. La indignación que produce esta caricatura fuera del universo francés es unánime; el argumento es invariable: la gente de Charlie Hebdo se burlaba en términos innobles de las esclavas sexuales. Una vez más se desconoce el semanario, sus autores, el contexto francés. En Francia hay quienes afirman sin despeinarse que las mujeres extranjeras, en particular las africanas, tienen cuarenta hijos para aprovecharse de las ayudas sociales. La caricatura de la portada (dejemos de lado las cuestiones de gusto) denuncia ese discurso mediante el absurdo, diciendo claramente (si se lee en su contexto) que muchas veces son esclavas sexuales como las de Boko Haram. La caricatura es tan brutal, grosera, de mal gusto, hiriente, violenta, como esa parte de la sociedad francesa que es profundamente racista y xenófoba, que piensa realmente lo que ellos caricaturaban. Y esa parte de la sociedad reacciona de manera esperable: denunciando el espejo que la refleja.

Por eso da pena ver cómo cierta propaganda de la derecha francesa y de movimientos religiosos extremos, que odian al semanario, es propagada por gente con buenas intenciones y hasta probablemente con ideas contrarias. Da mucha pena porque quienes murieron en los atentados eran personas de valor que pagaron con su vida la denuncia de los excesos religiosos.

No se trata de suscribir a cada idea o caricatura del semanario. Se trata de contextualizar su contenido para permitir juicios más adecuados; para poder, entonces sí, criticar a Charlie Hebdo de manera honesta y rigurosa. A principios de año un amigo me contaba sus primeras impresiones de la Tour Eiffel; no eran muy alentadoras. Pero poco importa que alguien diga que la torre es hermosa o inmunda, un adefesio típico del arrogante chovinismo francés o una obra inigualable de ingeniería: son opiniones personales difícilmente discutibles. El problema es cuando se dice que la Tour Eiffel mide quinientos metros de altura, es odiada por la mayoría de los franceses y fue ideada por Gustave Eiffel para espiar a la población y arruinarle la vista a un pueblo: es sencillamente falso.