Francia post Niza

La cosa va mal pero por suerte la clase política tiene claro lo que hay que hacer.

Le Figaro se toma el trabajo de recopilar cinco propuestas:

1. Guantánamo a la francesa

Vuelve esta idea en boca de Georges Fenech, diputado de derecha. Consiste en encerrar a los franceses yijhadistas que vuelvan a Francia. No se sabe por cuánto tiempo, ni si serán necesarias pruebas, y tal vez por eso se mencione a Guantánamo. El razonamiento es básico: si es sospechoso, se lo encierra.

2. Generalizar el porte de arma

Alain Marsaud, diputado de derecha, ex juez antiterrorista, declara que él porta un arma para defenderse, y piensa que debería armarse, según condiciones, a una parte de la población.

3. ¿Estado de derecho?

Jacques Bompard, diputado de extrema derecha, propone que se ignore o suprima el Estado de derecho en pos de la seguridad.

4. Lanzacohetes

Henri Guaino, diputado de derecha, antigua pluma de Sarkozy, se lamenta de que los militares que patrullan la calle no lleven lanzacohetes. Si fuera el caso, con un cohete se habría detenido el camión.

5. Inmigración y muerte

Marie-Christine Arnautu, eurodiputada de extrema derecha, propone medidas indispensables como la pena de muerte para los terroristas y el fin de la inmigración.

Por lo demás no hace mucho una buena cantidad de políticos se ilustraron por televisión cantando el himno nacional a voz en cuello. Me gustaron los primeros planos de esas caras firmes gritando sus estrofas:

¿No oyen bramar en los campos
A esos feroces soldados?
Vienen hasta ustedes
A degollar a sus hijos y esposas

¡A las armas, ciudadanos!
¡Formen sus batallones!
Marchemos, marchemos,
Que una sangre impura
Inunde nuestras zanjas.


Nota: Me pregunto, de quienes usan la expresión Guantánamo a la francesa, si son conscientes de lo que están diciendo. Nadie se atrevería a proponer un gulag a la francesa o un campo de concentración a la francesa, pero evocar Guantánamo como imagen no parece ser un problema.

Nota: Leer Guantánamo Diary, de Mohamedou Ould Slahi.