Mientras tanto los refugiados

845321-life-vests-and-tubes-left-by-migrants-float-by-a-beach-during-a-rain-storm-on-the-greek-island-of-le

Mientras el tráfico comercial marítimo en el Egeo se modifica para evitar cruzarse con zodiacs repletos de refugiados y tener que asistirlos, mientras Turquía se guarda el dinero que la UE le da para los refugiados, mientras chantajea a la UE y le promete Merkel que si mantiene a raya a los refugiados la dejará entrar a la UE, mientras quienes controlan la frontera turca con Siria e Iraq disparan sin previo aviso sobre los refugiados, mientras algunos países de Europa del Este se dan el lujo de la memoria corta y repudian a gente que huye la guerra y el hambre, mientras el ministro del interior de Francia (“país de los DDHH”) se reúne con Tsipras y le ruega que controle mejor las fronteras, mientras la OTAN se prepara para desplegarse en el Egeo, mientras los pasantes siguen embolsando cifras impensables por el tráfico, mientras se llenan campos de refugiados, mientras los ultranacionalistas siempre tan valientes van a agredir a los refugiados en Calais…

Mientras éstas y otras muestras de la miseria humana ocurren, las ONG, los voluntarios que llegan de Dinamarca, de España, de Israel, de Alemania, de USA, de cualquier país, los locales de Calais, de Lesbos, de Kos, de Samos, de cualquier lugar, asisten, ayudan, hacen lo imposible por niños, por mujeres embarazadas, por familias en franco desamparo; lo hacen aunque en muchos casos sea ilegal, aunque terminen procesados, lo hacen por el humanismo más elemental, porque saben que Prévert tenía razón sobre la guerra, y porque, sin duda, comprenden que ser tratados así no es digno y yacer sin nombre en un cementerio improvisado donde chupetes y peluches señalan las sepulturas de niños y bebés no tiene gloria.

Crisis. Jorge Majfud.

Las raíces son lo último que se secan

5660939-silueta-del-arbol-con-las-raicesAprovecho un largo vuelo, de retrasos y océano uniforme, para leer de un tirón Crisis de Jorge Majfud.

Pocas veces salgo de un libro con la certeza de haber recorrido un mundo sólido, coherente, rico, un verdadero mosaico que con la necesaria perspectiva muestra su belleza y da acceso a un mensaje que supera la simple composición de sus piezas. Pocas veces termino un libro deseando haberlo escrito, o alentado a ensayar aventuras similares; un placer o milagro cuya frecuencia los años sólo han conseguido apagar.

Continue reading

Yo no soy racista

Taxi del aeropuerto a casa. Conductor peruano, rasgos indios, muy seguro de lo que dice. Charlamos, por supuesto, desde ese vago terreno común que presupone el exilio o la expatriación.

Vino hace cuatro años por trabajo. Se nota que sabe lo que significa tener que llegar a fin de mes, que extraña su país, que odia a los franceses. Sobre los árabes cultiva cada una de las ideas recibidas que circulan aquí, desde que Francia les da demasiado espacio y así pagan los desgraciados, hasta que conspiran entre ellos para conquistar el país y arruinarnos nuestra bendita vida occidental.

Continue reading