Confesiones de un joven novelista. Umberto Eco

 

 

Siempre el mismo placer al leer a Eco. Muchas de las reflexiones de este largo ensayo ya fueron evocadas en libros como Apocalípticos o integrados o El superhombre de masas. Otras, en el acuerdo o no, valen la leída.

Rescato dos cosas en particular. La primera es su noción de rigor. Eco cuenta, por ejemplo, cómo pasó varias noches deambulando de madrugada por París, con una grabadora de bolsillo, para poder relatar, en El péndulo de Foucault, el paseo nocturno que lleva a Casaubon desde el Conservatoire hasta la Place des Vosges. Eco tiene razón: son cosas necesarias. No para el lector sino para quien escribe. Para el lector resultará transparente, pero el esfuerzo vale la pena porque hará la diferencia. A veces es necesario un mes de investigación para poder escribir cuatro mil palabras que relatan el triste destino de una niña soldado en Burundi. Me consta haber ido hasta el Parc Montsouris más de una vez para contar los escalones que llevan desde la entrada sur hasta la ruta que va al lago. Se me ocurren gestos necesarios cuando lo que se pretende es algo más que escribir sobre lo que se ve a través de la ventana o ejecutar un pastiche nocturno y bonachón (e.g. una novela sobre marcianos que invaden la tierra pero que en realidad son vampiros a la búsqueda del Santo Grial que, como se sabe, fue robado por Dan Brown).

El segundo punto rescatable fue mencionado por Eco en la apostilla al Nombre de la rosa y es una gran verdad que cualquiera que intente escribir una novela debería integrar previamente. Con una lucidez sin fisuras, Eco contrapone la escritura de una historia a la escritura de una novela. Escribir una novela es construir un mundo, no contar una historia. Al menos, escribir una buena novela. Creo, además, que lo mismo aplica a los cuentos. Y creo, también, que ignorar esta clave se paga mucho más caro en el caso de un cuento. Asistimos entonces a unos primeros párrafos sin tensión, en los que el narrador, en vez de dejar al mundo ser, intenta, ingenuamente, describirlo.

Repito con gusto lo que anoté hace años: Umberto Eco es de los pocos intelectuales vivos que admiro sin reparos.

Suena Tindersticks, una de las tantas maneras de calmar una noche sin luna en esta primavera indecisa.

Abril 2012

Fuente: http://memorable-nota-al-pie.blogspot.com/2012/04/confesiones-de-un-joven-novelista-umberto-eco.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s