Mientras tanto los refugiados

845321-life-vests-and-tubes-left-by-migrants-float-by-a-beach-during-a-rain-storm-on-the-greek-island-of-le

Mientras el tráfico comercial marítimo en el Egeo se modifica para evitar cruzarse con zodiacs repletos de refugiados y tener que asistirlos, mientras Turquía se guarda el dinero que la UE le da para los refugiados, mientras chantajea a la UE y le promete Merkel que si mantiene a raya a los refugiados la dejará entrar a la UE, mientras quienes controlan la frontera turca con Siria e Iraq disparan sin previo aviso sobre los refugiados, mientras algunos países de Europa del Este se dan el lujo de la memoria corta y repudian a gente que huye la guerra y el hambre, mientras el ministro del interior de Francia (“país de los DDHH”) se reúne con Tsipras y le ruega que controle mejor las fronteras, mientras la OTAN se prepara para desplegarse en el Egeo, mientras los pasantes siguen embolsando cifras impensables por el tráfico, mientras se llenan campos de refugiados, mientras los ultranacionalistas siempre tan valientes van a agredir a los refugiados en Calais…

Mientras éstas y otras muestras de la miseria humana ocurren, las ONG, los voluntarios que llegan de Dinamarca, de España, de Israel, de Alemania, de USA, de cualquier país, los locales de Calais, de Lesbos, de Kos, de Samos, de cualquier lugar, asisten, ayudan, hacen lo imposible por niños, por mujeres embarazadas, por familias en franco desamparo; lo hacen aunque en muchos casos sea ilegal, aunque terminen procesados, lo hacen por el humanismo más elemental, porque saben que Prévert tenía razón sobre la guerra, y porque, sin duda, comprenden que ser tratados así no es digno y yacer sin nombre en un cementerio improvisado donde chupetes y peluches señalan las sepulturas de niños y bebés no tiene gloria.

Sobre el intervencionismo. John Stuart Mill.

1371370821Mientras en Siria civiles inocentes continúan siendo asesinados por bombas occidentales, es decir bombas buenas pero desafortunadamente no tan inteligentes, el formateo de opinión sigue la estrategia clásica del ojos que no ven, corazón que no siente, conocida también como pas vu, pas pris: ignorar este tipo de noticias.

Sucede que en tiempos donde PETA envía un mensaje a Barack Obama sobre el respeto de la vida de las moscas, donde firmamos a cuatro manos en change.org por un bloguero saudí, por quienes buscan asilo político en tierras hostiles, por mujeres condenadas a lapidación por adulterio, es difícil salir a la arena pública a decir que se asesinan civiles inocentes no a propósito sino por la simple razón de que sus vidas no valen nuestra seguridad.

Sigue leyendo

Daesh y sus reclutas europeos

Si tan sólo los políticos y la prensa tuviesen un enfoque apenas más académico, viviríamos mucho mejor.

A fines de abril de 2014, el Ministerio del Interior francés creó un número verde destinado a alertar sobre signos de radicalización islamista de cualquier persona. Seis meses más tarde, el Comité interministerial de prevención de la delincuencia (CIPD) hizo públicas algunas estadísticas sobre 625 señalamientos pertinentes y confirmados:

Sigue leyendo

Las raíces cristianas de Europa

(c) Javier Bauluz 2015

En la escala evolutiva, según Joren van Voorhees, después del mono con metralleta viene el xenófobo con argumentos.

El Primer Ministro húngaro Viktor Orbán afirma, entre otras cosas, que «los refugiados amenazan las raíces cristianas de Europa».

Sigue leyendo