Yo no soy racista

Taxi del aeropuerto a casa. Conductor peruano, rasgos indios, muy seguro de lo que dice. Charlamos, por supuesto, desde ese vago terreno común que presupone el exilio o la expatriación.

Vino hace cuatro años por trabajo. Se nota que sabe lo que significa tener que llegar a fin de mes, que extraña su país, que odia a los franceses. Sobre los árabes cultiva cada una de las ideas recibidas que circulan aquí, desde que Francia les da demasiado espacio y así pagan los desgraciados, hasta que conspiran entre ellos para conquistar el país y arruinarnos nuestra bendita vida occidental.

Sigue leyendo

Dos pasteles censurados por “racismo colonial” en Grasse

Mientras en el marco de la nueva ley sobre los servicios de inteligencia el poder ejecutivo afirma que impera controlar administrativamente Internet porque la justicia es lenta, los 50 mil habitantes de la comuna de Grasse asisten a la censura, en tiempo récord, de dos pasteles considerados racistas por el CRAN.

Sigue leyendo